El año 2023 comienza con una nueva charlotada del Equipo de Gobierno.

Cuentan que por el año 1741 se realizó un calendario perpetuo para el rey francés Luis XV.
Éste estaba compuesto de cuatro paneles de bronce dorado al mercurio y unos paneles
móviles de esmalte blanco con fechas. Cada panel tiene un cimacio con la insignia real y
esta inscripciónː «Almanch perpétuel et toujours nouveau dédié au Roi» que traducido
sería: “Almanaque perpetuo y siempre nuevo dedicado al Rey”.
Después de trescientos años, este hecho histórico se ha repetido en nuestra ciudad,
nuestro querido alcalde ha creado un calendario perpetuo con el que ha obsequiado a los
astorganos que han querido recogerlo en dependencias municipales.
En este caso, no se ha dedicado al Rey, figura de tiempo acá denostada por socialistas y
comunistas, sino que los otros paneles de madera han sido sustituidos con láminas que
recrean las dos edificaciones más insignes de nuestra ciudad, muy por delante de la propia
ciudad e incluso de la mismísima catedral o del mediocre palacio episcopal, no hay hoy
elemento arquitectónico al nivel de la Casa de Panero y de la harinera.
El sainete del calendario correspondiente a este nuevo año 2023, o al 2024 o al 2057 y
que el alcalde anunció con orgullo, se ha convertido en comidilla de tertulias y todo tipo de
chanzas, lo que nuestro querido alcalde vendió como orgullo fruto de su gestión, ha
quedado empañado por una chapuza mayúscula que ha intentado taparse con una
pegatina.

Este el mejor ejemplo de lo que representa y ha representado la gestión de este
desastroso equipo de gobierno en Astorga, gestión que, como el calendario, intenta
disimularse poniendo pegatinas.
Atosigado por las criticas internas y externas, y de toda Astorga en general, ante la ruinosa
política llevada a cabo por el Sr. Perandones acaparando edificios y proyectos que están
hipotecando el futuro de la ciudad, dilapidando cantidades ingentes de dinero en proyectos
elefantiásicos, mientras la acera, el parque, la calle del astorgano de a pie sigue estando
en estado lamentable, mientras la ciudad sigue con calles sin urbanizar, sin colectores, sin
actividad económica, el alcalde obsesionado con proyectos en los que solo él cree, quiso
dedicar el calendario anual a sus dos proyectos estrella y hasta para esto han dejado
evidente su desidia.
A veces es difícil hacer las cosas peor, y esto es solo un ejemplo de ello.
Quien es el responsable de este despropósito, ni siquiera han salido a pedir disculpas,
ni para revisar un calendario valen…
Vemos que es otro despropósito más, pequeño, pero evidencia claramente todo lo que
está sucediendo en la gestión diaria de nuestro ayuntamiento.

Grupo de concejales del Partido Popular de Astorga.